seguridad niños

Cómo garantizar la seguridad de los niños durante las vacaciones

Cómo garantizar la seguridad de los niños durante las vacaciones. Durante el período de vacaciones, las tasas de accidentes con niños aumentan mucho.

Cómo garantizar la seguridad de los niños durante las vacaciones.

Supervisión de un adulto: Ningún niño debe quedar solo sin la supervisión de un adulto. Esto ayuda a prevenir accidentes y evita que su hijo se pierda en lugares públicos.
En muchas situaciones, vale la pena poner un brazalete de identificación en el niño, insertando el nombre y el número de teléfono del tutor, facilitando su ubicación.

Alimentación: Es importante mantener al niño bien hidratado, ofreciéndole agua cada hora. En cuanto a la comida, se recomienda dar preferencia a las frutas, verduras y verduras, evitando los alimentos fritos y el pescado, especialmente de lugares desconocidos.

Examen médico: Antes de asistir a la piscina de un club (e incluso al condominio), el niño debe someterse a exámenes médicos. Muchas enfermedades, como las micosis, se transmiten fácilmente en estos lugares.

Boyas: Los niños más pequeños deben usar boyas o chalecos pequeños, preferiblemente aquellos que van a las armas, ya que brindan más seguridad. Las boyas de cintura pueden ayudar a los niños a darse la vuelta, sin cumplir su función principal, la de protección.
En la playa o la piscina, incluso fuera del agua, es necesario mantener el uso de boyas y / o chalecos. Los niños corren y juegan mucho y, de repente, vuelven a estar en el agua, a menudo sin que el adulto se dé cuenta.

Desagües de piscinas: Esta es una alerta extremadamente importante: estos mecanismos absorben agua y cuando un niño entra en contacto, puede tener su cabello o partes del cuerpo atascadas, causando accidentes graves, a veces incluso mortales.
Idealmente, las piscinas deben tener dispositivos para evitar esta succión, y los padres deben guiar y controlar a los pequeños para que no se acerquen a estos desagües.

Exposición al sol: Las horas de exposición a la luz solar son hasta las 10 a.m. y después de las 5 p.m.

Protector solar: Debe aplicarse cada hora, siempre de manera homogénea. Es necesario esperar unos 10 minutos después de la aplicación, para que el niño pueda ingresar al agua. Bajo un sol muy intenso, en las horas punta, el protector no previene quemaduras. Los bebés menores de 6 meses no pueden usar protectores solares y el cuidado debe ser más intenso, evitando la exposición al sol.

Estos han sido algunos de los consejos que henos podido recopilar. No obstante, estamos seguros de que hay muchos más que pueden ser de gran ayuda para todos los usuarios. Si crees que tienes alguno más no dudes en dejarlo en nuestra caja de comentarios.

Has leído Cómo garantizar la seguridad de los niños durante las vacaciones