Sensor infrarrojo pasivo (IVP)

Sensor infrarrojo pasivo (IVP)

Sensor infrarrojo pasivo (IVP).

Otro dispositivo que puede integrar su sistema de seguridad es el sensor infrarrojo pasivo (IVP). Conozca un poco más sobre este sensor y comprenda por qué es importante combinar esta alarma con su sistema con un artículo muy completo que .

Sensor infrarrojo pasivo (IVP).

En la búsqueda de soluciones de alarma para su hogar, hay varios componentes esenciales en la composición de un sistema de seguridad.

Las alarmas de intrusión pueden estar compuestas de los siguientes elementos: el panel de control, un teclado, comunicador telefónico, detectores infrarrojos, contactos magnéticos para puertas y ventanas, sirena externa y otros componentes como detectores exteriores, cámaras de vigilancia, etc.

Cada uno de estos componentes juega un papel importante en la seguridad de su hogar o negocio. En este artículo, puede obtener más información sobre uno de estos componentes de alarma, el detector infrarrojo pasivo, también conocido simplemente como IVP.

Sensor infrarrojo pasivo (IVP): qué es

El sensor infrarrojo pasivo es un tipo de detector presente en muchas alarmas, que tiene la función de detectar el movimiento de personas en una habitación determinada, a través del calor producido naturalmente por el organismo humano. Este tipo de sensor infrarrojo se llama pasivo porque, a diferencia de otros, solo detecta calor sin emitir luz infrarroja.

Este sensor funciona tanto en alarmas interiores como exteriores, y para cada aplicación hay un tipo de equipo más adecuado.

Sensor infrarrojo pasivo (IVP)

Características del sensor infrarrojo pasivo (IVP)

Un sensor infrarrojo, pasivo o no, contiene una lente llamada Fresnel, caracterizada por ser blanquecina, opaca y multifacética, así como un LED interno que emite una señal cuando el dispositivo captura la presencia de alguien en su rango de acción. Mientras los sensores con cable están conectados al sistema eléctrico, el sensor infrarrojo pasivo inalámbrico tiene baterías en su interior, que actúan como fuente de energía, transmitiendo datos a través de ondas de radio.

Con diferentes necesidades de alarma, estos sensores también se pueden adaptar en términos de alcance y sensibilidad. Por lo tanto, la cobertura de un sensor infrarrojo pasivo se puede ajustar a varias ubicaciones. Descubra cómo es la cobertura de este sensor en diferentes entornos.

Cobertura

Dependiendo de las ubicaciones que desee cubrir, los sensores infrarrojos pasivos se pueden ajustar para satisfacer sus necesidades de seguridad.

  • Cobertura general: radio de 8 a 15 metros, con un ángulo de visión entre 85 y 110º;
  • La cobertura en el corredor: alcance de 20 a 30 metros, con un ángulo de visión entre 20 y 25º;
  • Cobertura de doble corredor: rango de 20 a 30 metros, con una apertura de 85º a 110º, y con visión para cada corredor con 20º;
  • La cobertura del techo: el alcance es tres veces la altura a la que se instala, con un máximo de 3,5 metros, con una apertura de 360º.

Cuidado en su instalación

Para que este componente de alarma funcione perfectamente, existen algunas precauciones a tener en cuenta al instalarlo. Por lo tanto, no debe dirigir el sensor hacia objetos que puedan vibrar, ni instalarlo a menos de 3 metros de las lámparas fluorescentes. Además, y teniendo en cuenta que este componente de alarma funciona con la detección de calor, evite instalar el sensor cerca de fuentes de calor como calentadores, chimeneas, aire acondicionado, ventanas donde el calor golpea mucho, etc.

Este cuidado es esencial para evitar falsas alarmas.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar